Música y teología (Parte 3)

Cada noche, mientras meto a mi hija en la cama, ella me pregunta: “Papi, ¿podemos orar?”. A veces solo la escucho mientras ora por los tres niños que patrocinamos, llamando a cada uno por su nombre, ora por todos en el mundo que están tristes, por todos los que están en un refugio. Entonces ora por el fin de la guerra, de las enfermedades y el racismo.

La primera vez que hizo esto me desconcertó, al esperar que orara por algunos “problemas de niños”. Pero esto es lo que hay en su corazón, y ella ora por estas cosas cada noche de nuevo, con la implacable confianza que solo un niño puede reunir.

En una reciente charla TED, Jon Foreman, el cantante de Switchfoot, dijo:

 “Cuando éramos niños esta melodía venia fácilmente y sin esfuerzo. No era que no tuviera imperfecciones, pero era pura y honesta, y venia libremente…

Entonces la vida ocurre y las capas comienzan a oprimir. Capas de culpa y vergüenza, y tus propios sentimientos de insuficiencia. Entonces lees los titulares de guerra, divorcio, asesinatos, violaciones y racismo, y comienzas a preguntarte si esta frágil y pequeña melodía que te ha sido entregada puede acaso hacer una diferencia.”

Así es exactamente como me siento mientras escucho a mi hija orar.

Es en tiempos como este que sé que necesito sólo aferrarme. A pesar de cuan indefenso me sienta. Aquí la fe no se trata de confianza, se trata de ser valiente frente a mi propia incapacidad, frente a la disonancia y tensión.

Los humanos fuimos hechos de una manera en la que podemos reconocer todo eso que está mal y roto en nuestro mundo y en nosotros mismos. Cuanto más viejo me hago, más veo ese quebrantamiento.

Sin embargo, al mismo tiempo, los humanos cantamos. Hay algo dentro nuestro que necesita salir. No a pesar del dolor, sino a menudo fuera de él, a través de él, es que cantamos la más bella de las melodías.

 

Fuente original:

http://www.therebelgod.com/2016/02/music-and-theology-part-3.html

Música y teología (Parte 2)
Música y teología (Parte 4)
Derek Flood

Acerca de Derek Flood

Autor.

Ver todas las entradas de Derek Flood →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *