Cuando la Biblia es mala para ti

«Biblia mafiosa», una parodia de «Naturaleza muerta con Biblia» de Vincent van Gogh

Me encanta la Biblia. Leo la Biblia. Leo la Biblia todos los días. He sido un serio estudiante de la Biblia durante 40 años. No sé cuántas Biblias tuve, diría que casi cerca de cien. He escrito 3247 sermones de la Biblia. Mi punto es… verdaderamente tengo algo de crédito en Biblia.

 

Pero aquí hay algo más que sé: ¡La Biblia puede ser mala para ti!

 

La lectura de la Biblia como parte de un ejercicio de formación espiritual puede ser extremadamente beneficiosa para ti, ayudando a convertirte en un discípulo a la imagen de Jesús. Pero no siempre es el caso. Hay maneras de acercarse a la Biblia, leer la Biblia, usar la Biblia, que van en detrimento del alma. Porque la Biblia es una cosa tan poderosa que el uso incorrecto de la misma puede ser extremadamente peligroso.

 

Como pastor, he visto a personas hacerse un verdadero daño a sí mismos y a otros con la Biblia. Es por esto que en ocasiones aconsejé a almas atribuladas, ya sea a restringir la lectura de los Evangelios o incluso a dejar de leer la Biblia entera por alguna razón. También ha habido momentos en los cuales he instado a personas a alejarse del libro de Apocalipsis hasta que estuvieran en un estado mental más saludable y recibieran instrucciones acerca de cómo leerlo apropiadamente (una lectura ignorante e irresponsable de Apocalipsis realmente puede arruinar a la gente). A veces, por extraño que parezca, intentar encerrar la Biblia y evitar su lectura por un tiempo, es parte del deber de un pastor que cuida de las almas de los cristianos.

 

Nos metemos en problemas con la Biblia cuando perdemos de vista su valor principal: mostrarnos a Jesús. La Biblia no es un fin en sí mismo. La Biblia no es Dios. La Biblia no es el objetivo de nuestra fe. Jesús es nuestra meta. Jesús es nuestro Dios. Jesús es el único en quien ponemos nuestra fe. El valor de la Biblia es que es la palabra de Dios que nos guía fehacientemente a la Palabra de Dios que es Jesucristo. Si perdemos esto de vista, podemos encontrarnos a nosotros mismos desviándonos de la luz hacia la oscuridad del reino de la muerte espiritual ¡mientras que leemos asiduamente la Biblia! Jesús lo dijo así:

 

“Ustedes estudian las Escrituras con mucho cuidado, porque esperan encontrar en ellas la vida eterna; sin embargo, aunque las Escrituras dan testimonio de mí, ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida” —Juan 5:39, 40

 

Los fariseos cometieron el trágico error de hacer de la Biblia un fin en sí mismo. Ellos la utilizaron como una colección de textos sacados de contexto para justificarse a sí mismos mientras condenaban a otros. Ellos sustituyeron el hacer verdaderamente la voluntad de Dios por la acumulación de conocimiento de la Biblia. Ellos convirtieron a la Biblia en un arma y la utilizaron cruelmente contra sus enemigos. Y los fariseos del mundo moderno hacen lo mismo con la Biblia. En su novela Wuthering Heights, Emily Brontë describe a un cristiano moralista e insufrible con esta fulminante frase:

 

“Él era. y es todavía, el más insoportable y orgulloso fariseo que jamás escudriñó en el fondo de una Biblia para quedarse con todas las promesas y aplicar a los demás todos los anatemas”.

 

Si nosotros no vemos a la Biblia guiándonos a la verdadera Palabra de Dios que es Jesús, podemos hacer trampa con ella. Podemos hacerla tomar nuestra postura. Podemos darla vuelta. Podemos  hacerla parar en sus patas traseras y bailotear. Si solamente queremos un texto que pruebe nuestra opinión, podemos hacerlo con una concordancia y un poco de inteligencia en diez minutos.

“La Biblia dice claramente: _________________________________.”

(Complete el espacio en blanco con lo que quiera creer socialmente, científicamente, políticamente, teológicamente).

 

Es un juego de sacar de contexto algunos versículos para probar nuestra postura. Y hay muy poco que no puedes “probar” con la Biblia si ese es el juego al que juegas. Las guerras imperialistas, la pena capital, la institución de la esclavitud, la mujer como propiedad, una limpieza étnica a través de un genocidio, pueden ser (y han sido) justificados bíblicamente. ¡Pero Jesús no respalda ninguna de esas cosas! Si los cristianos no van a leer la Biblia a la luz de Cristo, ¡sería mejor que no la leyeran en lo absoluto!

 

Para los cristianos, la primera parte de la Biblia es la historia inspirada de cómo llegamos a Jesús, la Palabra de Dios encarnada. Y como cristianos no deberíamos tener ningún problema en reconocer los cambios de perspectiva que transcurren durante la travesía. Sacrificios rituales, sanciones de la Torá y asesinatos en nombre de Dios son todas cosas que han sido eventualmente reevaluadas. El sacrificio de animales, el apedreo a quienes rompen el Sabbat y la matanza de niños cananeos, todo pertenece a la historia de cómo los elegidos llegaron al Mesías. Pero una vez que el Mesías ha venido, todo debe ser reevaluado de acuerdo a lo que Jesús enseñó. Jesús salvó a la Biblia de sí misma. Es Jesús quien salva a la Biblia de ser solamente otro violento y vengativo texto religioso.

 

Hablando de violentos textos religiosos. El mismo tipo de crítica que los cristianos le hacen a menudo al Corán puede hacerse en el mismo nivel a la Biblia si así es como queremos leerla. No soy una autoridad en el Corán, pero sé bien que puedes justificar cualquier tipo de atrocidad leyendo la Biblia como un texto chato y separado de la luz de Cristo. ¡Aquí es cuando la Biblia se vuelve mala para ti!

 

Si la Biblia se convierte en una barrera para el verdadero discipulado, proveyendo tecnicismos legales para evitar lo que Jesús enseñó a sus discípulos en el Sermón del Monte, allí es donde la Biblia se vuelve mala para ti. Esto es real. ¡Hay una forma de leer la Biblia que es mala para ti!

 

Si quieres un Dios violento y vengativo, la Biblia te lo dará.

Si quieres la pena capital, la Biblia te la dará.

Si quieres odiar a tus enemigos, la Biblia te lo dará.

Si quieres una orden judicial para cada una de tus opiniones, la Biblia te la dará.

Si quieres ser un engreído, santurrón, sabelotodo, la Biblia te lo dará.

Si quieres asegurarte de que solo la gente como tú irá al cielo, la Biblia te lo dará.

 

¡Y allí es cuando la Biblia es mala para ti!

 

Pero si quieres paz, no-violencia, misericordia, perdón, reconciliación, humildad, apoyo y amor, la Biblia también te lo dará. ¡Pero lo hará enfocándote fielmente en Jesús! Cuando miramos la Biblia sin una agenda de intereses propios, ella nos dice: “Ahora mira a Jesús, porque Él es la verdadera Palabra de Dios”. Cuando la Biblia se convierte en una fiel y confiable guía para llevarte a Jesús, ¡allí es cuando la Biblia es buena para ti!

 

P.D.: Así que, ¿cómo leemos la Biblia de manera tal que sea buena para nosotros y no mala para nosotros? Aquí van diez puntos de consejo pastoral:

  1. No cometas el error de leer la Biblia como un “texto chato”.
  2. Entiende que no hay tal cosa como un “plan de lectura de las Escrituras”
  3. Admite que hay partes de la Biblia que son genuinamente difíciles de comprender.
  4. Lee la Biblia en comunidad con la iglesia entera.
  5. No leas la Biblia con el propósito de recolectar artillería pesada.
  6. Enfoca la lectura de la Biblia en los Evangelios.
  7. Cuando leas los Evangelios permítete a ti mismo adentrarte en la historia y estar con Jesús.
  8. Lee la Biblia en íntima conexión con la oración.
  9. Siéntate humildemente con la Biblia y deja que el Espíritu Santo te hable a ti, acerca de ti.
  10. Recuerda que el punto del discipulado cristiano es amar como lo hace Jesús.

 

Fuente original:

http://brianzahnd.com/2016/06/when-the-bible-is-bad-for-you/#more-5663

 

 

Tierra con alma
Armagedón
Brian Zahnd

Acerca de Brian Zahnd

Fundador y Pastor de Word of Life Church

Ver todas las entradas de Brian Zahnd →

Un comentario sobre “Cuando la Biblia es mala para ti”

  1. Me quedé con el «ojo cuadrado». Sobre todo con el punto 2 del consejo pastoral.
    Estoy siguiendo un «plan de lectura» de la Sociedad Bíblica Americana.
    Aprovecho para preguntar: De acuerdo a su criterio, ¿que versión bíblica es la menos «dañina»?.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *