La Biblia decía claramente…

En 1982:
La Biblia enseña claramente, comenzando en el capítulo diez del Génesis y desde allí, que Dios ha puesto diferencias entre las personas en la tierra para mantener la tierra dividida”. —Bob Jones III, defendiendo la política de la Universidad Bob Jones que prohíbe las citas/matrimonios interraciales. La política cambió en 2000.

 

En 1823:

El derecho de tener esclavos está claramente establecido por las Sagradas Escrituras, tanto por precepto como por ejemplo”. —Rev. Richard Furman, primer presidente de la Convención Bautista del Estado de Carolina del Sur.

 

En el siglo 16:

La gente prestó su oído a un astrólogo principiante que se esforzó por demostrar que la tierra es la que gira, no los cielos o el firmamento, el sol y la luna. Este tonto… desea invertir toda la ciencia de la astronomía; pero la Sagrada Escritura nos dice que Josué ordenó al Sol que se quedara quieto, no a la tierra”. —Martín Lutero en «Charlas de sobremesa» acerca de un sistema solar heliocéntrico.

 

En 1637:

A veces la Escritura declara que las mujeres y los niños deben perecer con sus padres… Tenemos luz suficiente de la Palabra de Dios para nuestros procedimientos”. —Capitán John Underhill, defendiendo la diezma puritana de la tribu Pequot.

 

En 1846:

La evidencia de que había esclavos y amos de esclavos en iglesias fundadas y dirigidas por los apóstoles, no puede ser eliminada sin recurrir a métodos de interpretación que se deshagan de todo”. —Rev. Leonard Bacon, en defensa de la esclavitud estadounidense (los ministros cristianos escribieron casi la mitad de todas las defensas de la esclavitud a menudo citando las Escrituras para elaborar su caso).

 

En 1869:

“La Biblia es la voluntad revelada de Dios, y declara la esfera de la mujer dada por Dios. La Biblia es, entonces, nuestra autoridad para decir que la mujer debe contentarse con esta esfera… ¿Quién demanda que la mujer vote? No son amantes de Dios, ni creyentes en Cristo, como clase. Puede haber excepciones, pero la mayoría prefiere el aplauso de un infiel al favor de Dios y el amor de la comunidad cristiana”. —Rev. Justin Dewey Fulton en su tratado contra el sufragio femenino.

 

En 1960:

Dondequiera que tengamos las razas mezcladas en gran número, tenemos problemas… Éstos liberales religiosos son los peores infieles del país, de muchas maneras; y algunos de ellos están llenando los púlpitos del sur. Ya no creen en la Biblia; por lo tanto, no hace ningún bien citarlos. Han pasado al modernismo, y están llevando a los blancos por el camino equivocado, al mismo tiempo; y están desviando a los cristianos de color. Pero todo buen cristiano ortodoxo creyente en la Biblia puede leer lo que dice la Palabra de Dios y saber que lo que está ocurriendo en el Sur no es de Dios” —Bob Jones Sr., en su tratado contra la integración titulada “¿La segregación es bíblica?”.

 

***
Por supuesto, por cada cristiano que apelaba a la Escritura para oponerse a la abolición, la integración, el sufragio de las mujeres y la aceptación de un sistema solar heliocéntrico, había otro que apelaba a las Escrituras para apoyar esas cosas también.

Pero estas citas deben servir como un humilde recordatorio de que las afirmaciones retóricas de la claridad de la Biblia sobre un tema no hacen que eso automáticamente sea así. No es necesario descontar la inspiración y la autoridad de la Escritura para mantener las interpretaciones de la Escritura con una mano abierta.

Es fácil menospreciar a los cristianos antes de nosotros y etiquetarlos como no ilustrados y desinformados. Pero para aceptar la tesis de Galileo, nuestros antepasados del siglo XVII habrían tenido que rechazar 1600 años de interpretaciones cristianas tradicionales de pasajes como el Salmo 93:1, Eclesiastés 1:5 y Josué 10:12-14. Y para aceptar los argumentos abolicionistas, nuestros tatarabuelos tuvieron que ver más allá del “claro significado” de textos de probatorios como Efesios 6:1-5, Colosenses 3:18-25; 4:1, y I Timoteo 6:1-2 y en cambio optar por la tendencia general de las Escrituras hacia la justicia y la libertad.

Nos gusta caracterizar a la gente de las citas de arriba como habiendo usado la Escritura para su propia ventaja. Pero encuentro aterrador y humillante notar que, a menudo, la forma en que hacemos la distinción entre los que amaban la Escritura y los que usaban la Escritura es retrospectiva.

Así que antes de compartir esa frase de Martin Luther King en Facebook, pregúntate: Si tu pastor te hubiera dicho que la integración era “anti-bíblica” y que Martin Luther King era un peligroso comunista y anticristiano (que es lo que muchos pastores blancos en el Sur hicieron), ¿qué lado habrías elegido? ¿Habrías desafiado a tu propia comunidad religiosa para estar con Martin Luther King?

Desearía saber lo que yo hubiera hecho… pero no lo sé. Me hace sentir humilde, y me asusta, la frecuencia con que la verdadera justicia sólo es reconocida como tal en retrospectiva.

 

Fuente original:

https://rachelheldevans.com/blog/bible-clear

 

Ante una controversia, evita los dos extremos…
No se trata de conformarse al mundo
Rachel Held Evans

Acerca de Rachel Held Evans

Autora.

Ver todas las entradas de Rachel Held Evans →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *