La deconstrucción y tu Biblia increíble

Aquí están las etapas de la deconstrucción que hice con mi Biblia.

¿Te identificas?

  1. En primer lugar, empecé a darme cuenta de que la Biblia no armonizaba consigo misma.Yo era un dedicado lector de la Biblia. Encontré que había muchas inconsistencias flagrantes e incluso contradicciones, de las cuales también me habían informado. Pero nosotros los evangélicos, lo cual yo era en ese momento, encontramos maneras ingeniosas de hacerlas funcionar. De hecho, incluso encontramos maneras de hacer que estas inconsistencias y contradicciones evidentes funcionen a nuestro favor. Pero después de un tiempo, las contorsiones gimnásticas en las que ponía a la Biblia ya no satisfacían mi curiosidad por la verdad. Finalmente, tuve que admitir que la Biblia era una diversa colección escrita por diferentes escritores a lo largo de cientos de años, y que no había manera, y de hecho era injusto, de poder forzarla en un armonioso y singular mensaje.

 

  1. En segundo lugar, la Biblia no armoniza con la ciencia o la realidad. Todo, desde la creación hasta el diluvio, hasta los milagros, el nacimiento virginal, los ángeles y los demonios, desde la resurrección hasta la segunda venida… Me di cuenta de que todo esto y más era una aparentemente fantástica desviación de lo posible. Recuerdo asistir a conferencias enteras donde los instructores trataban de persuadirnos de que los huesos de dinosaurios eran de animales que no llegaron al arca, o que fueron plantados en la tierra por Satanás para engañar a los elegidos. Siendo adolescente, fui a un seminario de fin de semana que se trataba completamente acerca de Satanás y sus demonios, yéndome aterrorizado hasta la médula. Locos intentos de hacer que funcione. Pero eventualmente tuve que admitir que la prueba científica era un contendiente demasiado poderoso para que la metáfora y la mitología bíblica puedan ser tomadas literalmente.

 

  1. En tercer lugar, la Biblia no armoniza con otros libros sagrados. Cuando comenzamos a tener curiosidad espiritual fuera de la caja de nuestra religión asignada, comenzamos a examinar la desconcertante variedad de literatura sagrada tenida en tan alta estima por sus adherentes como la Biblia lo es por los cristianos. Al principio, nos convencemos de que todos estos están equivocados en el mejor de los casos y son demoníacos en el peor, un elaborado engaño para confundir. Finalmente, sin embargo, llegamos a apreciar las sorprendentes similitudes, no solo en los detalles, sino en el tema. Es aquí que nos enfrentamos a una elección crucial: o lo rechazamos todo o exploramos más para entender lo que esto significa. En este caso, debemos optar por concluir que todas las escrituras sagradas abarcan desde la ingenuidad humana hasta la conspiración humana, o elegir apreciar los múltiples, perennes y universales intentos de entender y articular cosas misteriosas pero importantes para nosotros.

Es una especie de viaje circular, si elegimos hacerlo, ese espiral se adentra en los misterios del mito, la historia y el significado.

El D.T. Suzuki, en el relato de una vieja enseñanza budista, describe el viaje de esta manera:

Antes de estudiar Zen por treinta años, veía las montañas como montañas, y las aguas como aguas. Cuando llegué a un conocimiento más íntimo, llegué al punto en que vi que las montañas no eran montañas y que las aguas no eran aguas. Pero ahora que tengo su sustancia, estoy en reposo. Por lo que veo las montañas una vez más como montañas, y las aguas una vez más como aguas”.

Es lo mismo para los cristianos que queremos viajar más allá de las montañas y las aguas que nos han dado y hemos adoptado. Esto se aplica a nuestra visión de la Biblia. Al principio, la Biblia es sólo la Biblia y la tomamos literalmente como estamos condicionados a hacerlo. Entonces, a medida que avanzamos, comenzamos a entender que la Biblia no es la Biblia. Es decir, no es necesariamente lo que afirma ser o lo que otros dicen que es. Toda nuestra teología de la Escritura se pone patas para arriba y ya no la tomamos literalmente. Entonces, cuando vamos aún más profundo, comenzamos a apreciar la Biblia por lo que realmente es en lugar de lo que fantaseamos que sea.

Esto es típico del crecimiento espiritual y no debe ser temido. En etapas posteriores de nuestros viajes espirituales, podremos abrazar el hecho de que, aunque la Biblia no sea lo que solía ser para nosotros, puede ser un poderoso transmisor de verdad y significado.

Por desgracia, también es típico que muchos en este viaje se vean superados por la intimidación, el miedo y el retroceso a las etapas anteriores. Tememos al misterio, lo cual se traduce como oscuridad intelectual y espiritual, y retrocedemos a una posición más segura y explícita.

Pero quiero animarte, si estás en este viaje, a seguir adelante. ¡Excava más hondo! No te preocupes por la ortodoxia o la herejía. Tu sentido de veracidad vendrá. ¿No preferirías aceptar las cosas como son en realidad, en lugar de como deseas que sean? ¿No estarías mejor lidiando con la realidad que con la fantasía? Debido a que las ilusiones terminan en la muerte y el suicidio espiritual.

Te prometo que, si continúas en este viaje, llegarás a un lugar donde verás la Biblia como la Biblia, pero con una paz mental y una libertad de espíritu que nunca has experimentado antes.

 

Fuente original:
https://www.nakedpastorstore.com/blogs/news/deconstruction-and-your-unbelievable-bible/

El miedo y la deconstrucción de nuestras creencias
No tengas miedo de leer herejía
David Hayward

Acerca de David Hayward

Ilustrador, Autor.

Ver todas las entradas de David Hayward →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *