La pregunta que sigue llegando

Hay una pregunta que surge una y otra vez, una pregunta que está en primer lugar para una gran cantidad de personas. Lo interesante de esta pregunta es que en realidad es una pregunta acerca de la Biblia, acerca de la forma en que leemos la Biblia, y cómo entendemos lo que la Biblia es inclusive. He aquí una versión de la misma de un lector:

Uf, no tengo ni idea de cómo podrías tener el tiempo para responderme una pregunta, sin hablar de a los demás. Sólo quiero saber, ¿dónde puedo encontrar tu respuesta a por qué murió Jesús por nosotros, sobre todo por aquellos que pecan pecados muy triviales, los cuales son una parte importante de la población?

Aquí hay otra:

Hey Rob. Estoy luchando con la comprensión del trabajo de Jesús en los hechos de la cruz como expiación por nuestros pecados. Gran parte de mi vida me han respondido emocionalmente a la idea de que Jesús murió y sufrió por mí, personalmente, y eso me hizo sentir muy agradecido y abatido. Ya no soy capaz de tales emociones. Todo se empieza a sentir como una conspiración divina. Dios no tenía que crear el sistema de justificación que creó. Pero lo hizo. Sólo tiene sentido que lo haya hecho para crear un camino para que nos acerquemos a Él, ¿verdad?

Y otra:

¿Tuvo que morir Jesús en la cruz para salvarnos? ¿De qué nos “salvó”? ¿Es la muerte violenta en una cruz el mayor reflejo de lo bajo que la humanidad puede ir y al mismo tiempo una muestra de la profundidad del amor de Dios? ¿Por qué entonces escogió Dios ponerse en la piel? ¿Y habría sucedido lo mismo si Jesús hubiese tenido una familia, se hubiese retirado y vivido hasta una edad madura en la residencia de algún alto mediterráneo junto al mar?

Y otra:

Rob, Gracias por esta serie… me encanta… Cuando me convertí en cristiano me enseñaron que Jesús HABÍA muerto por mis pecados… No puedo creer que Dios realmente necesite sangre.

Y una más…

¿Tuvo que morir Jesús esa muerte horrible para justificarnos? La razón de su muerte (aunque yo crecí en una iglesia que me enseñó la sustitución penal) sigue siendo un enorme misterio para mí. Me preguntaba si podrías dar tus pensamientos sobre el porqué de la muerte brutal. ¿Tenía que morir en lo absoluto?

***

Como se puede ver, esta pregunta ―sobre por qué Jesús tuvo que morir, por qué Dios creó un sistema como este, lo estableció de esta manera o por qué se hundió de la forma en que se hundió― es una pregunta que mucha gente tiene.

Tengo un montón de respuestas, porque las preguntas como éstas pueden ser contestadas de un montón de diferentes maneras.

En primer lugar, ¿comiste o vas a comer una comida hoy? ¿Vas a hacerlo? Ya me lo imaginaba. ¿Y la comida consistirá en qué? Supongo que algo que una vez fue una planta y tal vez algo que una vez fue un animal. En otras palabras, algo que una vez estuvo vivo, pero con el fin de que pudieras comer, tuvo que morir. La planta tuvo que ser cosechada, arrancada del suelo, sacada de un árbol. El animal tuvo que ser matado o capturado. Así es como funciona. Tienes que comer para mantenerte con vida, y para que comas algo tiene que morir.

Tu vida depende de algo más… la muerte.

La muerte es el motor de la vida. Piensa en lo que sucede cuando alguien muere haciendo algo heroico, como rescatar a alguien en problemas o enfrentarse a la injusticia. Nosotros decimos que su muerte fue inspiradora. ¿Qué significa inspirar? Significa aspirar vida, para vivir.

O toma las temporadas. En el invierno todo muere. Y luego, en la primavera vuelve a la vida. Literalmente brota.

O toma tus células. Tienes varios miles de millones de células en tu cuerpo ahora mismo. Ellas están constantemente muriendo mientras que tu cuerpo produce otras nuevas para reemplazarlas. Alrededor de 300 millones de células en tu cuerpo mueren y son reemplazadas cada minuto.

La muerte es el motor de la vida. A nuestro alrededor, todo el tiempo. El ritmo de esta muerte y vida está integrado en el tejido de la creación.

Así que cuando lees la Biblia y cuenta la historia de una muerte que de alguna manera es el motor de una nueva vida en el mundo, no es una historia nueva. Esto no es una nueva verdad. Así es como el mundo ha funcionado durante mucho, mucho tiempo. Esta idea, esta verdad, no vino de la nada.

(Obviamente, entonces, no es una sorpresa que las historias sobre muerte y resurrección se hayan contado en un montón de culturas a través de las edades…).

Lo que nos lleva a una observación acerca de la Biblia:

Los escritores de la Biblia atestiguan cómo son las cosas. Es por eso que estas historias, imágenes, metáforas e ideas, han resonado tan profundamente a tantas personas a través de las edades. La vida es misteriosa. El sufrimiento te hace sentir como si tu corazón se derrumbara. Los seres humanos son capaces de sorprendente bien y mal. Todas las personas reflejan la imagen divina.

En algunas tradiciones que hacen hincapié en la importancia de la Biblia, la gente puede fácilmente recoger la idea de que si algo está en la Biblia es verdad. Pero funciona a la inversa: Está en la Biblia porque los escritores de la Biblia fueron testigos de las verdades más grandes que en cualquier otro libro. Más sobre eso en un minuto.

Por lo tanto, vamos a revisar: La muerte es el motor de la vida. Esto es cierto en el mundo de muchas maneras, desde la biología a los tacos. Es importante entonces, leer la historia como un reflejo de las cosas que los seres humanos han reconocido que son verdad durante mucho, mucho tiempo.

Ahora, sigamos.

Segunda respuesta a por qué murió Jesús: Él fue asesinado.

Traicionado, ejecutado, colgado en una cruz, Jesús fue asesinado. Esa es la historia que tenemos en los evangelios. Tienes que comenzar con la historia real, no con todas las teorías o sistemas que has creado. Tienes que dejar de lado tus suposiciones acerca de por qué ciertas cosas tuvieron que suceder o no suceder o lo que sea. Tienes que dejarla desarrollase como una narrativa real se desarrolla.

En la historia se nos cuenta que Él vino, enseño, llamó a discípulos, sanó, predicó y se enfrentó a la injusticia e indiferencia del aparato religioso/militar/económico de su época. Era un violento, inestable y volátil tiempo y las amenazas a la seguridad del imperio eran tratadas con rapidez y severidad. Fue asesinado.

Así es como va la historia. Y entonces, de acuerdo a los evangelios, Él se apareció más tarde a sus discípulos. Él les dijo que hicieran discípulos, sumergiendo a estos discípulos en el amor trinitario de Dios, y luego se fue.

Sus seguidores, por supuesto, se esforzaban por dar sentido a lo que había pasado. Eso es la vida: experimentamos cosas y luego las interpretamos, hacemos nuestro mejor esfuerzo para explicarlas, buscamos significado en ellas. Preguntamos ¿Qué significa?

La Biblia está escrita por personas. Personas con perspectivas basadas en sus culturas, épocas y lugares. Tuvieron experiencias, sufrieron acontecimientos, y luego procesaron e interpretaron esos hechos y experiencias. Eso es lo que la Biblia es. No fue escrita por un tercero en algún lugar del cielo que de forma pasiva y objetiva te dice CUAL ES EL PLAN. Fue escrita por gente real en lugares reales y tiempos reales haciendo todo lo posible para darle sentido a todo.

¿Puedes ver por qué las preguntas que comienzan con “Por qué Dios lo hizo de esa manera…” jamás te darán respuestas satisfactorias? Es la pregunta equivocada que siempre resultará en una respuesta poco satisfactoria.

¿Por qué? Debido a que la Biblia fue escrita por personas. Eso es lo que tienes: Relatos humanos, perspectivas humanas, gente dando sentido a sus experiencias, personas en busca de significado, personas en busca de comprensión.

Dicho esto, un par de cosas a tener en cuenta:

Estos primeros cristianos interpretaron la vida y la muerte de Jesús a través de la lente del sistema de sacrificios, ya que era su lente principal para entender a Dios, la vida, la fe, Jesús y los acontecimientos que habían experimentado.

Ellos creían que su Dios moraba únicamente en el templo en Jerusalén, la ciudad donde iban a ofrecer sacrificios. Esto no era inusual, en todo el mundo antiguo, se entendía que los templos eran los lugares donde los dioses residían y tú ibas a ellos para ofrecer los diezmos y ofrendas en su honor y mantener su favor.

Dios no estableció el sistema de sacrificios. La gente lo hizo.

El sistema de sacrificios evolucionó mientras los seres humanos desarrollaron rituales y ritos para ayudarse a lidiar con su culpa y miedo. (Por esto es que el libro de Levítico es tan radical y progresivo, puedes saber cuál es tu situación con Dios, puedes tener paz con Dios, una idea verdaderamente revolucionaria en el momento…). Al principio, existía la creencia de que había fuerzas de las que dependíamos para nuestra supervivencia. Con el tiempo estas fuerzas llegaron a ser personalizadas, por lo que no era sólo el sol, era el dios sol. Y luego poco a poco a esas fuerzas/dioses se les dio nombres. Y personalidades. Y atributos. Y con el tiempo surgió ésta particular historia acerca de un Dios que se destacaba sobre todos los demás, que estaba haciendo algo nuevo en el mundo…

Dios no necesitaba sangre. La gente la necesitaba.

Es por esto que el escritor del libro de Hebreos sigue hablando de cómo Dios no necesita de la sangre de animales. Dios nunca la necesitó. Nosotros fuimos. Ofrecer sacrificios salió de una profunda necesidad humana de hacer algo acerca de la culpa, la vergüenza, el pecado y la inquietante sensación de que no habías hecho lo suficiente para mantener a los dioses de tu lado. Todo tiene lugar en una historia en desarrollo.

Dios no necesitaba matar a alguien para estar «contento» con la humanidad.

¿Qué clase de Dios sería? Atroz. Horrible. Lo que los primeros cristianos hicieron fue interpretar la muerte de Jesús a través de la lente del sistema de sacrificios, confiando en que la paz que los seres humanos habían estado anhelando con Dios por miles de años era, de hecho, una realidad en la que se podía confiar.

¿Puedes ver cómo habrían entendido a Jesús como el final, el ultimo, sacrificio completo?

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. La historia de Jesús muriendo en la cruz como un acto de sacrificio a menudo se cuenta y luego se entiende de una manera tal que parece primitiva y bárbara. Y un hombre inocente siendo ejecutando es, obviamente, extraordinariamente primitivo y barbárico. Pero la verdad es que la historia como la leemos en realidad, es un gran salto hacia adelante. Es una historia acerca de la humanidad creciendo en madurez, dejando atrás la idea de que lo divino necesita sangre. Ese es el gran salto que ocurre en el Nuevo Testamento. La Biblia es un reflejo del crecimiento y la expansión de la conciencia humana. Si tratas de congelar o aislar una sección en particular o un pasaje como si existiera independiente de la hora y el lugar en que fue escrito, el resultado final será hacer las preguntas equivocadas.

Lo cual siempre conducirá a respuestas insatisfactorias y frustrantes.

¿Así que tenía que morir?

AHHHH. ¿Puedes ver por qué esta pregunta no puede ser respondida? ¿Cómo podría cualquier ser humano siquiera saber la respuesta a eso? ¿Puedes ver cómo las categorías de la pregunta simplemente no son útiles?

Jesús fue asesinado. Entonces sus seguidores insistieron en que habían tenido encuentros con Él. Ellos reflexionaron sobre cosas que dijo antes de morir en la cruz. Ellos pensaron acerca de su propia historia y el papel central del templo en su vida comunitaria. Vieron en su inocencia una imagen de los corderos sacrificiales que habían estado ofreciendo desde su infancia. Vieron en su disposición a morir, en lugar de recurrir a la violencia una nueva forma de ser en el mundo. Ellos vieron su muerte como el fin de todo aquel sistema de derramamiento de sangre. Todavía encontramos sentido y significado en su vida, muerte y resurrección. Es por eso que nos referimos a la Biblia como una palabra viva y activa.

Así que hay dos respuestas. Y como siempre, recién estamos empezando…

¿Alguna vez has leído la Biblia y pensado “Debe haber algún trasfondo que me estoy perdiendo aquí”?
Tú y el final de ti mismo
Rob Bell

Acerca de Rob Bell

Autor, Conferencista.

Ver todas las entradas de Rob Bell →

2 comentarios sobre “La pregunta que sigue llegando”

  1. Hola Rob!
    Me brinca un poco cuando afirmas que a Dios no le gustaban los sacrificios humanos, entonces porqué se dice que Jesús «muere por nuestros pecados», acaso no es esto una ofrenda?
    Jesús no tuvo elección, lo asesinaron.
    A quien le confió Jesús que su muerte sería por nuestros pecados. Fue la forma y el método o solo su muerte el hecho de morir por nosotros?
    Gracias.

    1. Hola José! Algo que me resulta interesante sobre la frase «Jesús murió por nuestros pecados» es interpretarla de otra forma. Jesús vino a mostrar cómo vivir en amor pleno. Entonces, al chocarse con el pecado del ser humano (básicamente la resistencia a amar), el resultado terminó siendo que murió por responsabilidad de ese pecado. Es decir, el muere porque el ser humano decidió rechazarlo (al menos en un principio). Fue la indiferencia la que lo empujó a la cruz. Y él, desde su convicción, no se resistió, por amor. El sentido de «por nuestros pecados» cambia mucho si lo interpretas de esa forma.

      Ver a Dios como alguien que «necesitó de sangre para perdonarnos» me resulta complejo. Es como que no concebía perdonarnos y ya. Hay un articulo muy interesante sobre esto. Te lo dejo: https://laconversacionencurso.org/2017/10/01/humanidad-vampirica/

      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *