¿Alguna vez has leído la Biblia y pensado “Debe haber algún trasfondo que me estoy perdiendo aquí”?

Por supuesto que lo has pensado. Amigos, conozcan a Kent Dobson. Kent y yo hemos sido amigos durante mucho tiempo, y en ese tiempo él me ha enseñado más sobre la Biblia que nadie. Y ahora él acaba de publicar un estudio de la Biblia para ayudarte a conectar mejor con el primitivo contexto judío y cristiano de la Biblia. Si estás pensando que ¡era hora de que alguien hiciera eso! Estoy de acuerdo contigo…

Por lo tanto, para ayudar a introducir a Kent y su trabajo (antes de comprar el libro), le hice un par de preguntas…

Rob: Siempre me ha gustado tu enseñanza debido a la cantidad de contexto, historia y marco que brindas, ¿dónde comenzó para ti?

Kent: Fui a un viaje de estudio a Israel con Ray Vanderlaan en el 2000 y pensé: «Oh, este es un lugar real». Hasta ese momento la Biblia era poco más que «verdades» que se suponía que tenía que creer o un práctico (aunque confuso) libro de reglas. También empecé a oír de ti y de algunos otros que Jesús era judío. No estaba seguro de lo que realmente significaba ser judío o lo que eso significaba para la vida de Jesús. Empecé a leer todo lo que pude sobre el judaísmo. Incluso tomé la clase de conversión en una sinagoga local. Me enteré de que no había un judaísmo en tiempos de Jesús, sino más bien judaísmos, un clima cultural y religioso muy diverso. Finalmente, me mudé a Israel, con la esperanza de estar un poco más cerca de la fuente. Empecé a ver que la Biblia nació en un lugar determinado, durante muchos siglos, en varios idiomas, entre un cambiante grupo de personas atrapadas en la política, la religión, la poesía, la guerra y el anhelo. El texto se convirtió en mucho más que el «buen libro» para mí. Crecí.

¿Cómo surgió la idea de este comentario?

En mi punto de vista, la Biblia tiene que ser exigida, cuestionada, volteada y leída de nuevo con ojos frescos. Hay tantos recursos increíbles hoy en día que nos ayudan a leer este libro de manera diferente. Quería crear un solo estudio bíblico que combinara todas mis disciplinas favoritas; estudios de antecedentes culturales, geografía histórica, comentario rabínico, interpretaciones cristianas primitivas y lenguaje. Típicamente estas disciplinas permanecen muy separadas una de la otra. Este comentario no pretende ser exhaustivo, sino abrir algunas nuevas ventanas a las personas y fomentar su propia curiosidad. También creo que el arte de la interpretación bíblica es una rica y muy antigua conversación en curso. Las tensiones y paradojas en la Biblia han estimulado el creativo y animado dialogo sobre significado y verdad desde la antigüedad hasta el presente. Rabinos, filósofos judíos, los escritores del Nuevo Testamento, Padres y Madres de la iglesia primitiva, todos estuvieron sentados alrededor de la mesa interpretativa antes que cualquiera de nosotros y mucho antes que el erudito moderno. El primer siglo en particular, en el cual nació Jesús, fue un período de tiempo increíblemente diverso con conflictivas ideas acerca de Dios. Mi esperanza es que una nueva generación de personas espiritualmente curiosas se una a la antigua conversación y pregunten de nuevo lo que esta colección de libros tiene la intención de revelar.

¿Cómo describes lo que es la Biblia?

La Biblia es como la pintura de girasoles de Van Gogh más que una (informativa) nota de Wikipedia sobre los girasoles. No es un libro de ciencia. No te dirá lo que debes creer para hacer feliz a Dios. Es más probable que te muestre lo que la fe hace que defina lo que es (Abraham Heschel dijo algo como esto). La Biblia es una obra de arte, una colección de narraciones, historias, poemas, personajes imperfectos y hermosas canciones. El arte está destinado a trabajar en nosotros para despertarnos a nuestras propias vidas. La Biblia trabaja en nuestras ocultas profundidades, esperanzas y sueños, presiona nuestros botones y expone nuestras ilusiones. ¿Qué significa ser humano? ¿Cómo es Dios? ¿Por qué existe el bien o el mal? ¿Soy lo suficientemente bueno? ¿Hay algo eterno? ¿Es sagrado el universo? La Biblia hace las perennes preguntas humanas y no siempre proporciona respuestas directas. La Biblia quiere que nosotros luchemos con Dios, lo cual es el verdadero significado de «Israel». Ser humano es luchar creativamente con el significado del caos de nuestras vidas. Los hombres y mujeres que escribieron la Biblia, que bailaron con las canciones y poemas, estaban siendo plenamente humanos, dando sentido artístico a su experiencia humana. La magnificencia de la Biblia es que incluye tanta experiencia diversa, que la historia más grande de un Dios de amor no es tan evidente en cada página. Como la vida misma, las personas de fe en la Biblia dieron un montón de tropezones, tres pasos adelante y dos hacia atrás, lenta y silenciosamente antes de despertar al misterio de un Dios universal más bien que al de un Dios tribal, cuya esencia es la libertad, la gracia, el amor y la misericordia.

Si nos pudieras llevar a un lugar de Tierra Santa y mostrarnos cómo el visitar ese lugar cambiaría la forma en que leemos cierta historia en la Biblia, ¿adónde nos llevarías?

Me gustaría llevarles hasta el Mar de Galilea, a una colina donde se puede disfrutar de una vista de todo el lago. En la distancia, justo al otro lado, está la costa noreste. Casi cada historia que se cuenta acerca de Jesús tuvo lugar allí, cambiando el curso de la historia humana. Sin embargo, el texto nos dice que Jesús “cruzó al otro lado”. El “otro lado” era simbólica y literalmente otro país, gobernado directamente por Roma, llamado Decápolis. El “otro lado” tenía la religión equivocada, la política equivocada y la etnia equivocada. Si nos encontramos con Jesús cuando él aterrizó en el otro lado y allí conoció a un sangriento hombre desnudo, un griego, un pecador inmundo y un psicópata, nos preguntaríamos junto con los discípulos lo que estamos haciendo en este lugar pagano. ¿No podemos volver a casa? En términos muy sencillos; Jesús se ha movido en los márgenes, en las fronteras, hacia los excluidos, lejos de la seguridad del grupo, lejos de los pueblos judíos que podemos ver en la distancia. Y sanó, hizo todo, y trajo a los locos y a los rechazados de vuelta a casa, al sentido más profundo de casa como verdadera pertenencia. El Nuevo Testamento dice, con un poco de humor judío del primer siglo, que los espíritus o demonios que poseen al hombre, privándolo de su integridad, se meten en una manada de cerdos locales (porque los judíos no comen tocino) y se ahogan en el mar. Te das cuenta de que estás de pie en la verdadera colina de esta historia. Te preguntas como fue ese día para el sangriento tipo desnudo, para los discípulos, para el crecimiento de la misión de Jesús. Es un fácil lugar para preguntar, ¿estás interesado en el “otro lado” y crees que Dios quiere que todos los hombres sean completos?

¿Qué es lo que más le sorprende a la gente cuando van contigo de excursión a los lugares donde ocurrieron las historias de la Biblia?

Cómo el paisaje natural, la revelación principal de Dios, es tan obviamente el telón de fondo para las imágenes y metáforas del texto bíblico. Puedes ver los ciervos del rey David (cabra montés) bramando por la corriente. Puedes ser testigo de un águila (buitre) tomando vuelo, la imagen de Dios arrancando a los israelitas de Egipto. Puedes considerar las mismas «aves del cielo, que no siembran ni cosechan», como enseñó Jesús. Puedes sentarte debajo de un enebro como Elías. Puedes nadar en corrientes de agua en el desierto como Isaías imaginó. Caminar en la tierra como un peregrino espiritual y un vagabundo, es probar un poco de la experiencia bíblica, conectándonos más profundamente con nuestra experiencia humana compartida. El distraído, tecnológicamente cableado, moderno y a menudo depresivo lado de nosotros mismos parece abrirse a la belleza del mundo natural y a las mujeres y hombres de la antigüedad, que alzaron la vista hacia las estrellas y preguntaron: «¿Quién ha creado todo esto?». También me sorprende que las personas que bajan la guardia, revelan sus propias preguntas difíciles acerca de Dios y la vida, y apertura el descubrimiento de una Biblia que nunca han leído de la forma en que la están leyendo ahora, en este momento, en este camino o mientras están de pie a las puertas de Jerusalén.

¿Cuál es el malentendido más común de Jesús que oyes?

Que Jesús vino a poner fin a la fe judía.

He estado allí cuando la gente viene después de haber sido enseñados y dicen: «¿Cómo es que nunca había oído eso antes?».

¿Cómo sueles responder a esa pregunta?

Bueno, tampoco lo había hecho yo. Tuve buenos maestros y empecé a hacer mi propia excavación. Mi erudición solía ser en bibliotecas, clases de posgrado y publicaciones difíciles de leer. Sin embargo, recientemente, la industria editorial y la todopoderosa internet están cambiando todo eso. También creo que las personas son curiosas y tienen el presentimiento de que hay más cosas en la Biblia de lo que han escuchado desde el púlpito. Es increíble que ahora sepamos más sobre el contexto cultural, el idioma, la historia, el primer siglo y las muchas voces interpretativas de la Biblia que en cualquier otro momento de la historia humana. Estos realmente son tiempos emocionantes, los cuales a la vez son tiempos que sacuden nuestros cimientos religiosos. El mundo judío, por ejemplo, en el que Jesús se sintió como en casa, fue ignorado, reprimido, vilipendiado y olvidado por la iglesia institucional. Pero ahora la gente está viendo a Jesús a la luz de sus contemporáneos. Como un judío del primer siglo, su voz parece aún más transformadora, radical y misteriosa en su contexto, y por lo tanto más trascendente. Nadie sabía estas cosas, ni los obispos en el Concilio de Trento, ni los reformadores. Me siento afortunado de estar vivo en este momento.

Una vez me contaste una historia acerca de un rabino con el que estabas estudiando, quién te dio una asignación de hacer preguntas acerca de Génesis 22. ¿Recuerdas esa historia?

Mi profesor de judaísmo rabínico, el rabino Moshe, nos pidió que traigamos una lista de nuestras preguntas a la clase después de una cuidadosa lectura del sacrificio de Isaac y Abraham. Cuando habíamos terminado nuestras preguntas dijo: “¿Eso es todo? ¿Eso es todo lo que tienen? Tienen suerte si estas son sus únicas preguntas después de leer una historia tan perturbadora. ¿Se dan cuenta de que Dios le pidió a un padre que matara a su hijo?”. Él nos dijo que su madre le preguntaría al llegar a casa de la escuela: “¿Hiciste alguna buena pregunta hoy?”. Resulta que las preguntas no están fuera de lugar en el judaísmo. Esto era nuevo para mí. Serias preguntas no eran bienvenidas en mi educación religiosa, especialmente preguntas que cuestionaban nuestra teología o que desafiaban a Dios. Empecé a pensar que la fe sin preguntas no era realmente fe. Sentí como que el rabino Moshe me estaba dando permiso para dejar mis propias preguntas acerca de Dios y de la Biblia a la intemperie. Si Dios no puede manejar nuestras honestas preguntas y dudas no debe tener mucho de Dios. Si puedo ser más personal, me pareció difícil incluso de creer que Dios le pidiera a Abraham que sacrificara a su único hijo. ¿Y qué acerca de Jesús? ¿Dios rescató a Abraham e Isaac, pero no pudo hacerlo por su único hijo, Jesús de Nazaret? ¿Dios realmente demanda sacrificio de sangre para ser satisfecho? ¿Dios mató a Jesús? Estas son preguntas que cargaba en ese entonces, que aún no han desaparecido, y que no tienen una respuesta fácil para mí.

¿Cuál es tu esperanza para este nuevo comentario?

A veces escucho, «¿De dónde sacaste esto?». Y no sé siempre adónde enviar a las personas. No todo el mundo puede ir a la escuela de posgrado en Israel, permitirse un viaje a Tierra Santa, tener el tiempo de leer Josefo (por favor, no lo hagas) o aprender algo de hebreo. Este comentario es un pequeño paso hacia la apertura de la Biblia a una más grande lectura y conversación. ¿Qué pasa si nuestra búsqueda de lo que es verdad se convirtiera sólo en eso, una búsqueda? ¿Y si nos dejamos algunas preguntas sin respuesta? ¿Qué si invitamos algunas voces de interpretación más a la mesa? ¿Qué pasa si la gente comenzara a escuchar su propio maestro interior mientras mantiene una conversación con la Gran Tradición que nos ha precedido? ¿Qué pasa si seguimos unos senderos de conejo y unas tangentes en la forma de interpretación creativa? ¿Qué pasa si a la poesía de la Biblia se le permitiese hacer un trabajo interno en nosotros, en su propio término pre-moderno? ¿Y si nos mudamos más cerca del borde de la corriente, cerramos los ojos, saltamos hacia lo desconocido y somos inspirados por las aguas transformadoras de Dios? Eso sería una buena noticia, vale la pena escribir sobre eso en un viejo libro y aun hablar de ello.

Pocas personas me han inspirado como tú lo has hecho. ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Pensando? ¿Qué has estado enseñando últimamente? ¿Qué es lo que más te emociona explorar en el próximo año?

Me he estado preguntando si la evolución es la nueva historia sagrada que hay que leer. Se plantea todo tipo de preguntas teológicas y existenciales acerca de lo que entendemos por Dios, la eternidad y la profunda interrelación aparente de todo lo que llamamos existencia. Así que he estado leyendo a Thomas Berry, un profeta para el siglo 21. En un sermón reciente traté de argumentar que la elección ciencia-religión es falsa, que no tienes que elegir. Y al mismo tiempo, debemos tener el valor de enfrentar los aparentes hechos de un universo de 14.5 mil millones años de edad. Se trata de un paisaje espiritual a estrenar, muy preocupante y tremendamente emocionante. ¿Podemos todavía decir: «Dios es paciente» sin agitar la cabeza con asombro? Debemos seguir preguntándonos lo que significa ser humano en este vasto universo. También he estado leyendo Bill Plotkin, un guía de la búsqueda visionaria y psicoterapeuta. Él cree en nuestra integridad original como seres humanos. En mi punto de vista, esto corresponde a lo que podríamos llamar nuestra bondad original en el relato bíblico de la creación. Él cree que debemos crecer en todas las dimensiones de nuestra psique humana, que todas las personas están llamadas a sumergirse en las profundidades de sus almas y que tienen la capacidad de convertirse en ancianos en una sociedad que está cada vez más enferma. Según Plotkin, vivimos en una «cultura pato-adolescente». Esta es una cultura más interesada en la conformidad, en una pequeña vida de placeres personales y pasajeros, de éxitos inmaduros y sin una visión más grande. Me parece que la iglesia juega su propio papel al impedirnos crecer, al privarnos de volver al jardín de nuestra integridad o de nuestra propia redención en esta vida. Quiero ser más integro, más radicalmente mi verdadero yo, y más transformado por el profundo servicio para toda la vida. Ahora solo me pregunto de qué maneras la religión envenena el pozo de la transformación real o nos ayuda a zambullirnos. En este momento, la respuesta es evasiva. Me parece que Jesús, más que cualquier otro fundador religioso, tenía muy poca fe en esa conformidad institucional, guardar la ley, o ser un creyente piadoso es nada más que el primer paso y a menudo una manera de perder el punto. Este año quiero pensar en seguir a Jesús a la luz de este tipo de preguntas.

Usa la camisa
La pregunta que sigue llegando
Rob Bell

Acerca de Rob Bell

Autor, Conferencista.

Ver todas las entradas de Rob Bell →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *