Satanás

Aquí está la Pregunta:

Cuando tengas un momento, ¿me bendecirías con algunas ideas sobre los siguientes pasajes de Juan donde Jesús utiliza el término “Vosotros sois de vuestro padre el diablo”? Yo creo que él los llama hijos de Satanás. Eso es algo con lo que lucho. No estoy seguro de creer en Satanás o el diablo en el sentido tradicional. Creo estar más de acuerdo con la versión judía de Satanás y me cuesta mucho comprenderla como una fuerza opositora fuera de Dios o contra Dios en forma de un semidiós. Así que esos pasajes en Juan realmente me hacen un lio. Me encantaría volver a hacerme una idea.

 

Aquí está la Respuesta:

Muy buena pregunta. He tratado esta cuestión de diversas maneras en El Mensaje Secreto de Jesús, Todo Debe Cambiar, Una Nueva Clase de Cristianismo, y ¿Por Qué Jesús, Moisés, Buda y Mahoma Cruzaron el Camino? También lo abordaré en mi próximo libro, Hacemos el Camino al Andar, que será lanzado el 10 de junio.

He aquí un breve extracto del capítulo 48:

Jesús les dijo a sus seguidores que “calcularan el costo”. El prometió que los que andan en su camino experimentarían sacudones, incluso persecución. Y a menudo describe ese sacudón como demoníaco o satánico en su naturaleza. Algunas personas hoy en día creen que Satanás y los demonios son literales, realidades objetivas. Otros creen que son supersticiones anticuadas. Y otros interpretan a Satanás y a los demonios como poderosas y profundas imágenes con las que nuestros antepasados buscaban describir sombrías realidades que aún se encuentran trabajando en la actualidad. En la terminología actual, podríamos llamarlas fuerzas sociales, políticas, estructurales, ideológicas y psicológicas. Esas fuerzas que tienen el control de los individuos, grupos e incluso civilizaciones enteras, conduciéndolos hacia la destrucción.

 Ahora, imagina un… espíritu de racismo, venganza, supremacía religiosa, nacionalismo, partidismo político, avaricia o miedo afianzándose en una comunidad. Puedes imaginar gente que antes era decente siendo poseída, controlada y conducida por estas fuerzas, mentalidades o ideologías. Pronto, las personas no están pensando o sintiendo más por sí mismas. Poco a poco permiten que el espíritu del grupo los posea a ellos. Si nadie puede salir de este frenesí, es fácil imaginar los trágicos resultados: vandalismo, disturbios, golpes, linchamientos, violaciones de pandillas, demolición de viviendas, saqueos de tierras, trabajadores explotados o esclavizados, terrorismo, dictadura, genocidio. Vuelan balas, explotan bombas, y el número de muertos se dispara, entre personas que parecían tan decentes, normales y amantes de la paz pocos minutos o meses antes.

 No es necesario creer en demonios y diablos literales para estar de acuerdo con Jesús y los apóstoles: hay fuerzas reales y misteriosas en nuestro mundo que deben ser enfrentadas. ¿Pero cómo?

Espero que te dé un poco de espacio para pensar en lo que Satanás podría representar, en las páginas de la Biblia y en el mundo actual.

 

Fuente original:

http://brianmclaren.net/archives/blog/q-r-satan.html

¿Qué pasa con el llanto y el crujir de dientes?
Tortugas y salvación
Brian McLaren

Acerca de Brian McLaren

Pastor, Autor, Activista y Conferencista.

Ver todas las entradas de Brian McLaren →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *