Ira e inclusión

La pregunta de hoy:

Muchas gracias por abrirnos tu corazón y mente. Mi esposa hoy me hizo una pregunta que no estuve seguro de cómo responder y esperaba que tú pudieras darme alguna dirección… En referencia a Romanos 9, ¿cómo puede un Dios más o menos serio que “planea prosperarnos… (como Jeremías escribió)” en realidad planear para algunos de nosotros ser sus tachos de basura?
Sí. Ese es un pasaje extraño en una primera lectura. Creo que hay algo más grande pasando en ese capítulo de lo que aparece en la primera lectura.

En primer lugar, los capítulos 9-11 son un poco como un riff extendido. Así que hay que leerlos como un pensamiento continuo. Es como si el escritor Pablo hiciera una pausa al final del capítulo 8, porque sabe que lo que ha escrito hasta el momento a sus amigos en Roma planteará algunas preguntas, por lo que se toma un minuto para anticiparse a sus preguntas desde el 9 al 11, y luego retoma en el capítulo 12.

En segundo lugar, ¿cómo empieza el capítulo 11? Con una pregunta. ¿Y cuál es la pregunta?

¿Ha rechazado Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera!

Interesante, ¿no es así? Porque a menudo la gente lee el capítulo 9 y los pedazos sobre la ira y dicen: ¡Ves, algunas personas son objetos de ira, destinados al montón de basura! ¡Ellos han rechazado a Dios y van a arder!

Pero si sigues leyendo, eso es exactamente lo que Pablo insiste que no está diciendo.

Él habla de su

completa inclusión (sus palabras, no las mías),

a continuación, escribe que los dones y el llamamiento de Dios son

irrevocables,

y a continuación escribe que Dios hace lo que Dios hace

a fin de que Dios sea misericordioso con todos.

Y, oh sí, él también menciona en el capítulo 11 que

Todo Israel será salvo.

(Eso es el capítulo 11 versículo 26).

¿Lo será?

¿Qué haces con eso?

¿Cómo es que los predicadores no citan este versículo muy a menudo?
Inclusión completa,
irrevocables,
misericordioso con todos,
todos salvos.

Esas son las palabras utilizadas en este pasaje. Así que cuando alguien empieza a hablar de la ira y todo eso, es importante que ellos también hablen de la inclusión y la misericordia.

¿Puedes ver lo fácil que es tomar un par de palabras de la Biblia y hacer que digan más o menos lo que tú quieres?

Ahora, volvamos a la pregunta original sobre un Dios más o menos serio. ¿Por qué querrías tener algo que ver con un Dios más o menos serio? Loco. Corre hacia el otro lado de un Dios más o menos serio.

Aquí el escritor Pablo no está tratando de convencerte de seguir, creer, adorar o lo que sea a un Dios más o menos serio. Él está tratando de pintar un cuadro de un amoroso y misericordioso ser divino, que te invita a confiar. Amor, gracia, poder, salvación; estás invitado a confiar en que Dios es realmente tan bueno. Que el amor es verdaderamente el fundamento de nuestro ser. Que todo el mundo, al final, reside en la bondad de este Dios. Que todo lo que podrías llegar a hacer para tratar de quedar bien con este Dios, ya ha sido hecho por ti.

¿Puedes resistirte a esta bondad? Por supuesto que puedes, la gente lo hace todo el tiempo. ¿Puedes elegir el aislamiento, la violencia, la negatividad y el cinismo? Por supuesto que puedes, la gente lo hace todo el tiempo. ¿Puedes permitir que tu corazón crezca frío y tu vida se convierta en egocéntrica, fabricando tu propio infierno en la tierra, aquí mismo y ahora? Por supuesto, la gente lo hace todo el tiempo.

Pero si una persona elige ese camino, es su elección, no la de Dios. Dios es amor, gracia, misericordia, invitando a todos a confiar en que ese tipo de vida es realmente posible, aquí y ahora.

Y entonces, un pensamiento más: ¿Es sátira? ¿Es esa parte a la que se refiere la pregunta en el inicio del capítulo 9 en realidad una metáfora un poco excesiva que usa Pablo para establecer su punto? Al igual que en el versículo 19 cuando escribe

Pero tú me dirás…

Está realizando una clara conversación imaginaria (no podría pensar en una mejor palabra) con sus lectores. Ellos tienen estrictas categorías que han plantado para quién está dentro y quién está fuera. Esa es la forma en que ven al mundo. Y por supuesto, la forma de pensar en la que están. (Las personas que hablan de esta manera siempre están de acuerdo con su propia estimación, ¿no?). ¿Es esto en realidad un poco de brillante y subversiva escritura, donde él toma la posición de sus amigos, quienes se opondrían a su punto más grande, simulando sus puntos de vista, para luego pintar un cuadro mucho más grande, más verdadero, amoroso y más hermoso que cualquier cosa que pudiesen imaginar que volase sus mentes?

¿Es este pasaje en realidad mucho más inclusivo, inteligente, amplio y trascendente de lo que creyó la mayoría de la gente que lo leyó? ¿Es este pasaje que se usa a menudo para justificar la creencia de que Dios tiene la intención de enviar miles de millones de personas a arder en el infierno y a ser torturados para siempre, en realidad un pasaje sobre la gracia y la misericordia de Dios que quiere que todos sean incluidos, prosperados y salvados de lo que necesiten ser salvados?

Y entonces, un punto más que añadir a mí punto: ¿Cómo termina el capítulo 11?

Con un himno de alabanza eufórica.

Literalmente, se lee

Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas.

¿Eso suena como el tipo de Dios que descarta a la gente? ¿Suena como un ser divino que pone a los seres humanos sobre un montón de basura? El pasaje termina con una declaración exultante de la unidad de este Dios, del poder de este Dios que sostiene a todas las cosas, personas y eventos juntos. Todos. Sanados. Conectados. Uno.

No hay nada más o menos serio acerca de eso, mis amigos.

Todo el asunto de Melquisedec y por qué te encanta y sabes que es verdadero
Con la espada en vano
Rob Bell

Acerca de Rob Bell

Autor, Conferencista.

Ver todas las entradas de Rob Bell →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *